Cine & Tv

Conoce la historia de Laika, la primera perrita que alcanzó las estrellas

historia laika perrita astronauta

A continuación, presentamos la historia de Laika, la perrita astronauta. En 1957, la Guerra Fría estaba en su punto máximo y, con ella, la carrera espacial entre Rusia y Estados Unidos avanzaba cada vez más. En un intento por sobrepasar a los norteamericanos Nikita Kruschev, quien tomó el control de la Unión Soviética dos años después de la muerte de Joseph Stalin, se obsesionó con lograr una hazaña como ninguna otra.

Por este motivo, se acercó al ingeniero Sergey Korolev, encargado del programa espacial, y le exigió que comenzara a trabajar en algo espectacular para celebrar el 40 aniversario de la revolución comunista. Así, al científico se le ocurrió intentar algo impensable para aquel tiempo: enviar un peludo ser vivo al espacio exterior. Con esto, el mejor amigo del hombre se convirtió en el primer tripulante de un satélite.

historia laika perrita astronauta
Laika, lista en su cápsula (1957)

La indicada para el lanzamiento fue encontrada vagando en las calles de Moscú y se le dio el nombre de Laika (“ladradora” en ruso). Fue seleccionada gracias a que cumplía con las condiciones que los investigadores habían puesto. Primero, era hembra y, por ende, era considerada mucho más disciplinada; segundo, no pesaba más de 7kg, por lo que podía ir sin problema en la cápsula; tercero, tenía pelo liso, lo que facilitaba la colocación de sensores para monitoreo. Además, no tenía pedigree, cuestión que los especialistas quisieron evitar a toda costa.

Según reporta National Geographic, Vladimir Yazdovsky, director del programa de entrenamiento, quiso darle a su nueva amiga un poco de entretenimiento antes de que iniciara su riesgosa trayectoria. Por eso, la llevó a su casa a jugar con sus hijos. Esto fue lo que dijo:

“Quería hacer algo bueno por ella, ya que le quedaba muy poco tiempo de vida”.

Continúa leyendo: La historia de Laika, la perrita astronauta

El 3 de noviembre, Laika fue colocada en la cápsula satelital Sputnik 2 y lanzada desde el cosmódromo de Baikonur (que se encuentra en el territorio que ahora es Kazajistán). La misión tenía como principal objetivo reportar la reacción de un organismo vivo fuera de la tierra.

Todo iba bien y, durante las primeras órbitas –que tenían una duración aproximada de 1 hora 40 minutos–, la respuesta de la aeronave fue bastante normal. Sin embargo, con el tiempo, la temperatura interior de la cápsula, que iba equipada con un cohete, comenzó a aumentar debido a un fallo en el control térmico. Desafortunadamente, la valiente viajera espacial canina murió pocas horas después del lanzamiento a causa de un paro cardiaco provocado por la hipertermia.

historia laika perrita astronauta
El Sputnik 2

Los investigadores sabían que iba a morir, pero el gobierno del país no quiso hacer tanto alarde para no alterar a la población, que para entonces ya veía a Laika como una heroína. La versión oficial que se difundió en los medios (vía BBC) apuntaba a que la peluda pionera había fallecido sin dolor cuando llevaba una semana en órbita, ya que el Sputnik contaba con el equipo necesario para asistirla en su deceso cuando comenzaran a bajar los niveles de oxigeno. Sin embargo, varios años después, se sabría la verdad.

La decisión que se tomó con Laika, la perrita astronauta de esta historia, fue recibida de manera fría por los miembros de la comunidad científica soviética, quienes vieron su muerte como un sacrificio necesario para sacar a flote la carrera espacial tan reñida. Sin embargo, los civiles y la prensa no lo vieron del mismo modo. Incluso, 30 años después del lanzamiento, Oleg Gazenko, uno de los científicos del programa espacial, reflexionó sobre el asunto, comentando lo siguiente:

“Cuanto más tiempo pasa, más lamento lo sucedido. No deberíamos haberlo hecho… lo que aprendimos de esa misión no fue suficiente como para justificar la muerte de la perra”.

historia laika perrita astronauta
Antes de llamarla Laika, se pensó en nombres como Limoncito o Ricitos

La teoría fue comprobada: un ser vivo podía, efectivamente, sobrevivir en el espacio. De hecho, posteriormente, se enviarían ocho canes más, de los cuales únicamente seis regresaron. Algo es seguro, y eso es que su retorno no hubiera sido posible de no ser por esta encantadora exploradora de cuatro patas que, antes que ellos, alcanzó las estrellas por primera vez.

La entrada Conoce la historia de Laika, la primera perrita que alcanzó las estrellas se publicó primero en Cine PREMIERE.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

FOLLOW @ INSTAGRAM