Cine & Tv

Michel Franco ante el reto de representar protestas sociales en un país que se les criminaliza

diego boneta nuevo orden

Las protestas feministas han sido un foco de criminalización. Tanto la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, como el presidente Andrés Manuel López Obrador han comunicado, entre líneas, que esas no son las maneras. Han reiterado en varias ocasiones su petición por llevar a cabo protestas de forma pacífica. En medio de este país que criminaliza a los protestantes, estrena Nuevo Orden, dirigida por Michel Franco. 

En la película, los manifestantes son violentos y no sienten piedad por las familias adineradas. Es así,  que la molestia que aquejaba a los activistas -y personas afines a las protestas sociales que han expresado su hartazgo pintando paredes o destruyendo monumentos- se avivó después del estreno de esta cinta mexicana galardonada en el Festival de Venecia.

https://platform.twitter.com/widgets.js

El también director de Las hijas de abril ha respondido en repetidas ocasiones a estas acusaciones que han calificado Nuevo Orden como fascista, racista y clasista. Michel Franco argumentó durante la conferencia de prensa en la Cineteca Nacional que no estaba representando un movimiento social en específico, sin embargo hay una serie de elementos alusivos a protestas dentro de nuestro país. 

En nuestra conversación con el director, hacemos un recorrido por algunas de las decisiones creativas para lograr el tono y ritmo que caracteriza la película, así como el proceso de representación de la clase baja y el destino de algunos de sus personajes.

  • Imagino que es una película difícil de imaginar en papel por el tono que la caracteriza y porque no hay muchos referentes de películas distópicas en el cine mexicano, ¿cómo fue que transmitiste esas ideas al resto del equipo? ¿Cuál fue el proceso creativo para esta película distópica?

Escribirla fue todo un reto porque había que retratar muchos puntos de vista, hacer una especie de radiografía a nivel nacional, imaginar algo distópico, imaginar algo que sucede en un futuro cercano, aunque yo creo que nunca va a pasar. Ya era demandante imaginar todo esto y también era complicado darle forma y coherencia a nivel literario, en papel. Después llevarlo a la pantalla sin los millones de dólares que el guion parecía demandar y al mismo tiempo, haciendo cómplices a todos los actores. Ellos tenían que entender la razón de ser y el por qué de cada uno de los personajes. Con poco tiempo en pantalla, tienen que evitar quedarse en un estereotipo, alcanzar tridimensionalidad. La razón por la cual nunca nos perdimos es porque la razón de ser de la película está muy clara: quería mostrar cómo si no mejoramos el rumbo, si no hay diálogo, vamos a llegar a ese punto extremo que se retrata en la película, donde hay caos, violencia y explosión. No es algo que sucede sólo en México, creo que todo el mundo está a punto de explotar por decirlo de algún modo. Cuando nos dieron el dinero en Francia por ejemplo, la carta del Instituto Francés, decía ‘esto ya está pasando en Francia’, lo mismo vimos en Chile. No es una película sólo de dos clases sociales que se ven confrontadas, es mucho más complicado que eso. 

  • Tal como lo mencionaste en la conferencia de prensa de Nuevo Orden en la Cineteca Nacional, no buscabas representar un movimiento social en específico en México, sino algo mucho más general. Sin embargo, en una secuencia hay un letrero de Ni una menos, un referente claro a las protestas feministas, ¿cuáles fueron los criterios para seleccionar este tipo de elementos para representar a los manifestantes?

No quería politizar. No quería decir ‘este es un movimiento de izquierda o de derecha’. Para mí lo importante -y lo aprendí del movimiento de los chalecos amarillos- es: la gente está insatisfecha y reclama cambios profundos. Se juntan sectores y se conjunta toda esa inconformidad. Sobre ese detalle que mencionas: yo soy afín completamente a la lucha feminista y al reclamo de las mujeres. El equipo con el que trabajo es principalmente conformado por mujeres, mis productoras, mis personajes casi siempre son para actrices. Con ese detalle trato de dar un poco la idea del backstory, la antesala, lo que no vemos de cómo se calientan los ánimos de la película. Son parte de lo que en el cóctel de problemas hacen que el país llegue a la situación extrema que se retrata. 

  • La película tiene un ritmo muy acelerado, ¿cuál fue la intención o la clave de esta sensación de rapidez?

Siento que si algún día llegamos a una situación tan extrema, no hay un aviso, de repente pasa. Para mí el ritmo era importante porque siento que cuando las cosas terribles suceden no hay aviso y uno está muy ocupado con sus propias situaciones. Nunca hubo una pausa, nunca hubo un momento de reflexión, de repente ya estamos en ese desastre. Entonces la cámara va de un personaje a otro, de forma muy dinámica, mostrando el drama que cada uno atraviesa y la postura ante lo que sucede afuera. Está la boda pero también está el personaje de Eligio Melendez quien está buscando salvar a su esposa, ese es el tema más urgente de la película.

  • A pesar de que el personaje de Marta y Cristian son parte de la clase baja y marginal, ellos no se rebelan contra la familia. ¿Cuál fue la intención de darle este rumbo a este par de personajes?

Yo no diría que son clase baja o marginal, yo diría que son clase media, porque llevan trabajando para esta familia muchísimos años y pues incluso cuando vemos el interior de su casa, pues es una clase media/baja, una clase trabajadora. La lealtad que tienen con la familia no necesariamente paga bien o les garantiza nada. Para mí eso es importante en la película: no hay buenos ni malos. El caos que se genera está que la intención de los personajes raramente está pagada de la manera justa y la vida es así. Rara vez hay una verdad histórica que responda a qué sucedió, por qué y nunca entendemos bien lo que estamos viviendo. Para mí esta película es una invitación a hacer una pausa y decir: tenemos que entender por qué hacemos lo que hacemos. En la película los personajes no lo entienden.

  • Mencionaste en una entrevista que hubo muchos cambios en el guión durante el rodaje, ¿a qué se debieron tantas modificaciones?

El cambio esencial fue que en el guion inicial tenía más páginas que explicaban de alguna manera la vida de estos personajes antes de que la película empieza. Había saltos en el tiempo que buscaban de alguna manera desarrollar o explicar más, darle más bases al público. Al final dije vale la pena confiar en el espectador y no hacer la clásica película que raya ya en la fórmula donde todo se explican, las motivaciones. Preferí confiar y empezar la película en el día en el que explota todo. Una sensación casi de tiempo real con los personajes. Sin explicar quiénes son y de dónde vienen. Creo que en el mundo tenemos muy claro qué representa cada quién y aproveché eso para que la experiencia cinematográfica fuera más dinámica. 

  • Por último, has respondido ante las reacciones negativas, que Nuevo Orden tiene un trasfondo más complejo ¿qué elementos tiene la película que ayuda a complejizar temas delicados como el racismo?

Me atrevo a decir que no se parece a ninguna otra película. Hay referencias o puede parecerse en detalles, pero no se parece a ninguna otra película, no sólo mexicana, a ninguna película en general. Por lo menos yo no puedo pensar en cuál sería la referencia inmediata. Eso me da mucho gusto, porque si bien, no estoy diciendo que descubrí el hilo negro, sí es una película que empuja hacia terrenos desconocidos en el tema cinematográfico. Más allá de la parte social, me interesa el cine y en ese sentido estoy satisfecho. Me gusta que se pueden reflejar personas de cualquier país. No sólo le habla a sus mexicanos, es bastante global. 

Esta película dirigida por Michel Franco estrena el 22 de octubre en cines.

La entrada Michel Franco ante el reto de representar protestas sociales en un país que se les criminaliza se publicó primero en Cine PREMIERE.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

FOLLOW @ INSTAGRAM